El tuning parte de la historia de los

Todos hemos sido jóvenes y recordamos muy bien la época del tuning, aquella donde todo valía y preparábamos nuestros coches con equipos de alta potencia, faldones y demás tonterías con el fin de hacerlo más visible y cantoso, algunos, se pasaban de la raya…

Pero, siempre recordaremos con cariño esos coches tuneados hasta más no poder con ruedas súper anchas y carrocerías imposibles que daban rienda suelta a la imaginación de cada conductor.

El atractivo de los villanos

Los videojuegos sin villanos no serian nada, ese angustia por llegar al final de cada nivel y enfrentarte a un enemigo jamás visto hacia que nos adentráramos en un mundo ficticio lleno de aventuras e intentábamos de todas las maneras posibles llegar con las vidas intactas, algo complicado la verdad.

Pero, siempre nos ha resultado muy atractivo llegar a cada final y luchar de tu a tu contra un enemigo armado hasta los dientes y nosotros con la munición contada y pocas armas, si conseguíamos pasar al siguiente nivel, nos hacia sentir como auténticos héroes.