viernes, 29 de abril de 2011

La dedicación en los juegos de lucha

Todos los juegos premian la maestría en su control, en mayor o menor medida. Pero, sobre todos los géneros, a mi parecer el de la lucha es el que más exige al jugador.

Ryu, uno de los iconos de Street Fighter

Partiendo de un escaso, a priori, número de botones (normalmente, tres o cuatro), para realizar los movimientos más devastadores es necesario memorizar una serie de enrevesadas combinaciones (tanto de direcciones como de botones de ataque) y saber en qué momento encajarlos.

No tanto contra la máquina, ya que siempre podemos bajar el nivel de dificultad, sino contra otro jugador real es cuando esta exigencia se manifiesta en su máxima expresión. Porque puede que encuentres a otro rival tan novato como tú y que no pasa de encadenar un par de combos, o quizá te topes con un luchador experto que conoce hasta el más mínimo recoveco del luchador que controla.

Gran cantidad de combos para la mítica Chun-Li

Y en ningún momento ello supone un aspecto a criticar de los mismos, es una auténtica gozada ver a un experto jugador encadenando combos uno tras otro con total soltura, variedad y espectacularidad: conectando varios hypers en Marvel vs Capcom, o no dejando que el rival toque el suelo para ser rematado con un hadouken o dejándolo para el arrastre con el fatality de turno.

Pero sí es cierto que no es un género accesible para todos, lo que no le quita enteros a la calidad de los mismos, pero puede echar para atrás a más de uno, sobre todo en online.

Lobezno, el Capi y Deadpool listos para la batalla

Esto, en parte, es lo que me ha venido pasando con Marvel vs Capcom 3 (del cual sabréis más en el programa de mano de Dokipanik), un juego que partiendo de la base de lo desnivelado de alguno de sus personajes (un jugador puede hacer que apenas te muevas con un Centinela), tiene una comunidad detrás impresionante que domina el juego a la perfección (me echo a temblar cada vez que veo a un Akuma en el equipo rival) y que hace que el novato de turno como yo, pues no soy muy de juegos de lucha más allá de las noches de Tekken o los Street Fighters o similares en los ya –por desgracia – olvidados salones recreativos, pueda echarse para atrás y dejar el mando.

Fatality!

Eso o puede que le motive para entrar en foros y comunidades de lucha, empaparse de los combos, echar horas en el modo práctica o incluso comprarse un vital arcade stick y convertirse en un nuevo maestro o, como desgraciadamente me ha pasado a mí, dejar el online del juego y meterlo en el lector de la consola sólo para echar unos piques con mis amigos, con los que comparto el nivel de inexperiencia.

El arcade stick, instrumento casi imprescindible

Uno de los pasos que se han tomado para acercar este mundillo a todo tipo de jugador lo podemos ver en el reciente Super Street Fighter IV 3DS, pudiendo realizar las técnicas más devastadoras de los luchadoras simplemente pulsando en la pantalla táctil, ahorrándonos el memorizar y saber ejecutar las combinaciones de botones. No obstante, a mi parecer se puede perder la esencia de este tipo de juegos, aunque puede ser un buen acicate para aquellos que temían acercarse a un título de estas características. Por suerte, parece ser que en el online se puede decidir si quieres enfrentarte a los rivales que tienen activada esta opción.





Muestra de los controles simplificados en SSFIV 3DS y MvC3

Tras esta pequeña reflexión, quién sabe, quizá algún día dedique a los juegos de lucha todo el tiempo que se merecen. Mientras tanto, seguiré echando partidillas con los colegas a mi lado.

Hadoooou…quiero decir, saludos

Os dejo esta imagen, que me encanta

3 comentarios:

Zaska dijo...

Yo en los juegos de lucha soy un jugador reflexivo, de esos que piensan durante 10 segundos qué combo pueden realizar para después decidir aporrear botones al tuntún durante el resto de sus partidas para ver si les sale algo decente, xD

Vamos, soy uno de esos jugadores odiosos que hasta consiguen ganar alguna partida a un estratega de las rencillas callejeras pulsando botones sin pensar.

Pero bueno, Smash Bros. aparte, no me va mucho el género porque no me gusta eso de tener que memorizar 20 páginas de combos. Me gusta que los juegos me pidan reflejos, pero no que me exijan una memoria de superdotado para aprenderme los controles :-$

Y es que eso de meterte al online y ver que no duras un segundo me ha pasado en todo tipo de juegos: hay gente que parece que vive para los modos online, por lo que, por mucho que te esfuerces, si eres un jugador más o menos esporádico (al menos en el modo online) que más que competición busca diversión nunca podrás estar a la altura de los que se pasan el día dándole al juego: te lloverán headshots en los shooters o te harán PERFECTS como quien no quiere la cosa.

A mí el modo 'casual' del SFIV 3D me parece buena idea, siempre que coexista con el modo normal de toda la vida. Está bien que se acuerden de quienes tenemos los dedos de mantequilla, porque permite que alguien menos ducho en el género pueda, al menos, sobrevivir más de diez segundos contra alguien que lleva jugando meses. Y, en cualquier caso, la estrategia es la que en muchos casos decide el ganador. Pero claro, siempre dando la posibilidad de elegir si se activa o desactiva la opción.

Pero no quiero que suene a crítica, porque en cualquier caso, aunque no sea el mío, hay mucha gente que busca competición en estos títulos, por lo que es imprescindible que los juegos tengan mucha profundidad y ofrezcan gran cantidad de posibilidades para los que estén dispuestos a echarle las horas necesarias para convertirse en maestros.

Fardad de Hadoukens, fardad, que yo en el Mario hago hasta el pino puente, xD

Easmo dijo...

Los modos casual NUNCA son un problema como tampoco lo son los hardcore, a menos que uno pise al otro ya que entonces descontentas a uno de los dos bandos.

En mi opinion, aunque los Street Fighter me molan (y el 4 de la 3ds caera tan pronto me la compre), siempre fui de juegos de lucha mas directos como Soul Calibur o Smash Bros, en el sentido de que en esos juegos, encadenar ataques depende un poquillo más de la pericia que de saberte una combinación de 17 botones que desencadena un súper combazo brutal que quita tres cuartos de vida (que también hay que saber hacerlo, pero ya digo que cuenta un poco más el saberse los botones que los reflejos a la hora de encadenar golpes)

Hakka dijo...

Tiene razon Easmo, juegos como Soul Calibur y Tekken son mucho más intuitivos, y los combos se encadenan solos, en el sentido de que tienes una serie de ataques que se pueden combinar casi todos entre ellos, y no es una unica y exclusiva combinacion, que si no te sale, no haces na. En los otros al menos habras dado un par de leches, aunque no hayas terminado el combo.

Y esto no es hacer mas facil el genero, sino mas intuitivo y con diferentes posibilidades (a mi juicio mas). Es mas elastico, mas facilmente jugable por quien sabe mucho y quien sabe poco.

Creo que Virtua Fighter es un camino a medias entre ambos estilos...